jueves, 12 de diciembre de 2013

Animales extintos: los megaterios o perezosos gigantes

https://www.youtube.com/watch?v=1oF1wR1wQBQ

Animales-extintos-los-megaterios-o-perezosos-gigantes.JPGWIKIMEDIA COMMONS/LADYOFHATS
Los perezosos son unos simpáticos y extraños mamíferos placentarios endémicos de las selvas húmedas de Centro y Suramérica. Su característica más distintiva es su lento movimiento, con el que se mueven entre los árboles intentando pasar desapercibidos a sus depredadores.
Aunque hoy solo quedan dos géneros vivientes que difícilmente llegan al metro y medio de tamaño, en el pasado existieron unos enigmáticos perezosos gigantes llamados megaterios, de los cuales te contaremos en este artículo.

El descubrimiento del megaterio

Animales-extintos-los-megaterios-o-perezosos-gigantes-1.jpgFLICKR/LASCRIBE
El primer fósil de megaterio del que se tiene noticia fue hallado en Argentina enterrado en el sedimento, muy cerca del río Luján, por un fray llamado Manuel de Torres. Este ejemplar fue enviado en el año 1789 a España para completar su estudio paleontológico, siendo montado pieza por pieza y colocado en la posición exacta en la que estaría si el animal estuviera vivo, convirtiéndose así en el primer esqueleto fósil en ser exhibido de esta manera.
Hasta el día de hoy han sido hallados varias docenas fósiles de estos perezosos en el continente americano, con hallazgos importantes en Bolivia, Venezuela, Chile, Paraguay, Perú, además de otros en Argentina y otros países.

Características de los megaterios

Animales-extintos-los-megaterios-o-perezosos-gigantes-2.jpgWIKIMEDIA COMMONS/HEINRICH HARDER
La más grande de las especies conocidas de megaterios es el llamado Megatherium americanum (del griego: mega, grande y therion, bestia). Estos antepasados de los actuales perezosos florecieron hasta hace unos 10000 años atrás y llegaron a alcanzar hasta 6 metros de altura parados sobre sus patas traseras, pesando varios miles de kilogramos.
Su esqueleto era extremadamente robusto y pesado, por lo que a diferencia de los pequeños perezosos actuales, estos animales era eminentemente terrestres. Sus huesos eran más robustos que los de un elefante y sus mandíbulas eran muy poderosas.
Otra característica que los distinguía era que, a semejanza de sus primos actuales, estos animales poseían unas garras impresionantes que empleaban para escarbar en la tierra en busca de alimentos, aunque seguramente también eran eficientes armas de defensa semejantes a afilados cuchillos. Se alimentaban seguramente de vegetales, arrancando raíces y tubérculos, así como de las hojas de los árboles que cogían parándose sobre sus potentes patas traseras, aunque los paleontólogos no descartan que su dieta fuera omnívora y se alimentaran de pequeños animales también.

Evolución y extinción del megaterio

Estos perezosos terrestres eran animales muy fuertes y resistentes. Tanto es así que se encuentran entre las especies que sobrevivieron al gran impacto que significó el Gran Intercambio Americano, siendo no solo capaces de enfrentarse a los depredadores y competidores del norte, sino también de emigrar hacia este, donde vivieron hasta finales del Pleistoceno.
Aunque aún no está dicha la última palabra acerca de las causas de la extinción del megaterio, su desaparición está muy asociada a la de los otros megamamíferos americanos que no fueron capaces de competir a largo plazo con otras especies más exitosas y de menor talla. No obstante, algunos estudios han sugerido que la llegada del hombre al continente pudo ser el punto definitivo hacia su desaparición ya que no son infrecuentes los hallazgos de huesos semicalcinados de estos gigantescos perezosos en los antiguos asentamientos humanos americanos.

Páginas vistas en total

Entradas populares

Translate